DE LA CIMA

                                                                                Cima del Moncayo.

 
            Enérgico e implacable con su frecuente gorro blanco se funde entre las nubes el majestuoso Moncayo.

            Este Padre Monte, amante de sus hijos, alberga entre sus faldas la tranquila tierra blanca. ¡Arégrada!  Así, llamada antiguamente, la muy noble y leal villa de Ágreda.

            Distintos ríos, paisajes y gentes de toda condición albergan esta villa, que a pesar de ser Castilla es barbacana hacia Aragón.

            Este pueblo de variada riqueza artística: histórica y monumental, son huellas palpables de los distintos pueblos que en ella convivieron.

            Entre árabes y judíos tampoco pudieron faltar los cristianos.
 

SUSANA MARTINEZ
 
                                                                                                                                                       Cortesia Alfonso Gómz.

   Volver a pantalla inicial  Atrás  Aun más