Heterodoxia como forma de control social.

Antonio Palomo-Lamarca

Washington, D.C

 

Volver

 

I. Moderato-Allegro.

En tiempo reciente las interpretaciones sociales y de la ciencia, han sufrido un embate orientalista que ha modificado su uniformidad literaria imperante. Dicha uniformidad, de eminente corte snob y europeo, ha tenido y posee un efecto en la cultura bajo un modelo soft-core de las Ciencias Sociales. Sin embargo, el orientalismo de Oriente es distinto del orientalismo de Occidente. El primero lo considero hard-core y, el otro soft-core. Son dos visiones contrapuestas del mundo social y su entorno. No solamente las artes, como la pintura y lo musical han sufrido el trote de Oriente, sino la moralidad y el socialismo se han visto enemistados consigo mismos por mor de Oriente. Si en los Estados Unidos el dechado de vida es el republicano baptista con macro-alusiones a los valores familiares y religiosos, en Europa lo que es politizado bajo normas de religión, pueder ser visto como resucitado de entre los escombros de un fascismo o un monarquismo obsoleto aunque no eliminado. Pero el soft-core se diferencia del hard-core precisamente no por su "blandura", sino por su dicta-dura. Los valores intransigentes y anquilosados son la piedra de toque del saber soft-core. Otra de las facetas del soft-core es, que es vendido como "hardcore" y, este a su vez es objeto de repulsa y censura. El soft-core se encarga de hacer la propaganda necesaria para que el modelo social se crea y establezca los valores morales que este saber desea. Todo lo que es socialmente aceptado como "normal", entra a formar parte del saber soft-core de las Ciencias. El "2 y 2 son 4", "Marte es un planeta", "El hombre es un animal social", "La atomicidad es la cantidad minimizada de materia", o incluso "La esquizofrenia es una enfermedad", son enunciados de ex catedra que el soft-core posee como emblema. Evidentemente, ponerlos en duda o cuestionar su validez, supone el relegarse uno mismo al "reino luciferiano de la negra ignorancia". Me gusta ese reino...para el autor de lo que usted lee, el "2 y 2 son 4" no posee valor alguno, perfectamente, "2 y 2 pueden ser 5!!". Depende del observador y, de la cantidad de "LSD" que se ingiera. Desde luego, aquello de que la esquizofrenia es una enfermedad (social), ni modo que uno lo crea...

El estudio positivista de la cultura no solamente es deprimente, sino que en cierto sentido debe de considerarse hasta genocida. El soft-core tiene ejemplos exquisitos acerca de lo que significa exterminar y educar (que viene a ser lo mismo). El soft-core ha establecido como medida el fascismo de "analizarlo todo" y, de hecho nada ha sido tan pernicioso como el querer formalizar la ciencia y, los intentos del neopositivismo. Empero, la propaganda del soft-core bien se ha ocupado de enmascarar todas sus tretas y, de establecer lo que deber ser admitido o aprobado como "normal" y "establecido". En sociedad, por ejemplo, uno puede creer en la "democracia", pero en realidad el producto vendido sabe a fascismo y a conservadurismo. Lo ridiculizante es que el burro es el mismo pero con espuertas distintas. Realmente, nada hay tan absurdo como querer vender un fascismo con una careta llamada "democracia". Los valores europeos tienen que darse cuenta de una vez por todas y asumir el hecho de que la Democracia y el Saber fueron inventos griegos y que, el hecho de que a ellos les fuera bien con ello no quiere decir -ergo- a nosotros tiene que irnos bien igualmente. Este tipo de pensamiento Freud lo llamaba phantasie. Pero los curas lo llaman "fe". En verdad, lo que nosotros necesitamos es un milagro.

Por lo tanto, hay que creer...

Pero, ┐puede verse que el soft-core se equivoca? Creo que si se descubre su talante "desde soft-core y para soft-core" el egocentrismo es de relieve. Y lo tiranizante hasta el hueso es, que las ciencias en general del mismo modo poseen su "democracia". "2 y 2 son 4" es el enunciado principal de todo valor que habla de "democracia". Pero, ┐no es esto un invento? Teniendo en cuenta que los "indios" del Amazonas solamente cuentan hasta diez, me pregunto el modo de sumar 7 y 9! A decir verdad, nada hay tan risible y lleno de anacronicidad como el pensar en el hombre como "animal social" en general, y en sus valores en particular. El Hombre no es en absoluto un animal sociable, esto es un invento como otros tantos que entran a formar parte del contorno del soft-core. Desde el mismo momento en que se supone al Hombre como "sociable" y "socializado", se aniquila su posibilidad como humano, es decir, se extermina su humanidad.

Ahora, tras hacerlo "animal social", el Hombre pasa a ser un utensilio que tiene que trabajar por el bienestar de los valores gregarios. Sociabilidad significa mediocridad, estar a la expectativa de. Para salir del atasco espiritual, la salida la encontramos tal como dijo Nietzsche, en transmutar todos los valores. Pero debemos transmutar todos los valores con la misma frecuencia con que uno usa shampoo. Los valores tantos sociales como los de la universidad, son en esencia el toilet-paper del anarquista. Nosotros debemos propagar el sentido de una auntenticidad, de una "toilet-paper philosophy": donde la blancura es su pureza... ┐No fue Nietzsche sino un guerrero contra la cultura y sus valores? Pero lo mejor de este film es, que ahora la moda es ser "nietzscheano". Para el autor de este escrito, querer ser "nietzscheano" es lo mismo como querer ser Blancanieves: Phantasie! Tengo esperanza en ver al mundo dejando de crear "modelos". Bastante gente cree en Nietzsche: Nietzsche-poeta, Nietzsche-artista, -profeta, -historiador, -feminista, etc, etc... Pero, hace tan solamente siglo y medio los "nietzscheanos" no estaban vivos; en realidad , yo dudo mucho que los "nietzscheanos" de hoy hubiesen sido "nietzscheanos" entonces: o en cambio, ┐dicen ustedes que igualmente hubieran decorado su casa con un cuadro de Van Gogh? Por favor, vamos a ser honestos! El adjetivo hubiese cambiado seguramente a: Nietzsche -el loco, -el ausente, -el racista, - el fantasma, -el frustrado, etc... Camaradas, todo esto entra a formar parte del soft-core. Estos son los aspectos hilarantes del tiempo y de la sociedad. Las facciones ocultas de los valores morales y moralistas.

El sentido perverso del educador y del analista social. Obviamente, el soft-core es un sepulcro blanqueado!

 

II. Adagio sostenuto.

Si desde la escuela, la juventud fuese incitada a poner en duda las reglas sociales, puede producirse entonces una creatividad tal que la sociedad no puede saber por donde tirar.

J. Henry

Lo snob es venderse de "progre" y ser un "carca". De todos modos mientras el educador anestesie e incluso aniquile todo impulso creador, el saber tanto social como de las ciencias en general van a ser subyugados en forma de "democracia". El educador posee el instinto precario de la venganza contra todo aquello que cree en el alma, en lo nuevo y no establecido, a veces incluso no "normal". Pero, ha definido alguien "lo normal"? Lo "normal" es ser insertado y, re-insertado. Lo "normal" es creer en lo que otros ya anteriormente han dicho, en lo que otros han decidido por el bien de la "democracia en la ciencia". Creer es aceptar, creer no es en absoluto, dedicarse-a, sino defender ciegamente por amor a la soberbia y por enamoramiento hacia la codicia. No se puede creer cuando uno ha sido anestesiado. En tal caso, la sensibilidad ha sido anulada, y los ojos del alma han perdido todo contacto con el real sentido de lo que significa tener fe y creer. Solamente se tiene fe y se cree cuando uno ha logrado convulsionar hasta el extremo de echar espumarajos por la boca. Es mediante el sufrimiento, cuando el ser humano llega a conocerse y a soportarse. Mediante el sufrir el ser humano racionaliza su mismidad, su sentido en el mundo. En realidad, el sufrimiento en forma de angustia posibilita el hecho de que el hombre es un ente pernicioso en su mismidad al ser insertado en una sociedad. El movimiento del alma hacia la actitud y aptitud convulsionante es, el factor principal que todo hombre debe de emprender antes de comenzar a des-anestesiarse. Toda mentira que es aceptada, es aceptada por uno mismo. Es uno mismo el que se auto-crea y, el que se auto-se destruye. Los demonios son los demonios que se llevan dentro y, los demonios del exterior son los que pertenecen a la fase de la anestesia. La persona educada-anestesiada ve el mundo con los colores y formas que su educador ha puesto en su persona. En dicha bipolaridad, el hombre siente miedo hacia su interior y prefiere guiarse por lo "fijo", por lo "aceptado por todos", por aquello que no desfigure su mente y su salud mental. En esta fase, el hombre decide creer en los sentidos, en lo exterior y en la "democracia". La "democracia" es creer en lo que ya ha sido inventado y expuesto como la singular forma de vida. El resultado es evidente: la angustia.

Kierkegaard discute sus formas y entradas en el alma humana, pero la peor de todas es, cuando el hombre deja de creer en su humanidad y torna hacia su sociabilidad. Ahora comienza la faceta en la cual el alma humana piensa que lo exterior es lo inmutable, lo que posee fundamento propio, lo que debe ser verdad y debe ser exigido como verdad. Pero, como Pilatos dijera, ┐vas a decirme el sentido de la verdad? Un fundamental hecho es el factum hegeliano de que el hombre es Geist (esprit) y, a partir de ello, el resto son del reino de la "democracia".

Es triste como el Saber griego ha sido devaluado actualmente. Las escuelas profesan unas "lecturing classes" acerca del estagirita, por ejemplo, que son dignas de un aburrimiento mortal y penoso. La juventud no puede ver el saber griego precisamente por dos motivos bien claros y distintos: han sido anestesiados y, han sido mortalmente aburridos por el profesorado.

Si a esto se le contrapone el peso monetario...es mejor dedicarse a vender videos que a hablar de Homero. Pero es mi creencia que el peso monetario es proporcional a la devastante actitud de aburrir, que los educadores poseen en su interior. Y es en esto precisamente por lo cual la gente ha mudado su piel hacia Oriente, porque ellos...no les aburren. Respuestas, la gente busca respuestas no modelos formalizados, ni charlas de sobremesa sobre la literatura latina y su influjo en el Renacimiento. La gente busca el hecho de que quiere ser feliz, y ellos han decidido comprar su felicidad a toda costa. Lo triste es que la felicidad no posee moneda alguna. Los estudiantes no quieren ver las letras ni en pintura, y esto, este divino logro, ha sido gracias a nuestros fabulosos y anestesiantes educadores. El impulso creador ha sido, y es actualmente,

reprimido por todo profesor o educador que pretende servir a un sistema que en realidad, no existe. La "democracia" es un modo de darle valor a algo que pretendidamente se cree como verdadero y cierto. Sin embargo, en esto no hay mayor valor que en creer que Cristo es Dios, o que la Virgen es Madre de Dios. Nuestros educadores ven y perciben de modo inmediato los alumnos que se rebelan como futuros creadores o poetas, entonces la labor es obvia: anestesiarlos. La forma de locura y de angustia que ahora se deriva de tales actos de "anestesia" es un rasgo fundamental que el existencialismo ha decidido pasar por alto. Los valores educativos, sean en la forma de la familia o en la forma de la sociedad, son la mayor envestida aniquiladora para el alma humana. Con los valores educativos se comienza a negar la identidad como persona del individuo. Los susodichos valores, desean el exterminio de todo impulso que se autodefine como diferente del resto del populacho. La primera forma que expresa el haber sufrido tal exterminio es la angustia. Esto no quiere decir en absoluto que toda angustia tiene un origen de una reprimida obra creadora, sino que una de las variantes de la angustia puede ser encontrada como producto de la anestesia educativa. La familia en primer lugar y, la sociedad tras ella son los mediatos generacionales que fomentan el padecimiento de la angustia. Tal angustia, es sentida en la forma de odio hacia el sistema, en el cual la persona ha sido educada. Tal sistema es el que la "democracia" como forma de vulgaridad ha pretendido contagiar. Ahora, la persona rebelde que comienza a sentir los dientes de la angustia en su carne, es tachada de loca, de anormal, de rebelde-sin-causa. La persona que posee esos impulsos creadores ha pasado ahora de ser un hombre/mujer, a ser un mero objeto inventado por los educadores. La forma comunizada de salida de tal atasco es la droga, en algunos casos, el suicido en otros o, la locura como lujo en un menor sector de ellos. El educador no solamente se levanta y erige como un tirano, sino que al mismo tiempo con su risible absurdidad, pretende hacer creer al "rebelde" que los valores sociales son la "cooperatividad". Pero, en realidad, la cooperatividad es algo que dista miles de millas en la distancia del concepto que el exterminador ha ideado. La cooperatividad en la forma que el educador la promueve y escribe, en multitud de casos, es algo que posee un verbum muy cargado de significado. Lo que tales educadores llaman "cooperatividad", en realidad no es sino valores sumitivos. Ser sumiso y atontado es el mayor de los regalos que un ser humano puede hacerle a la "democracia". Y la respuesta es bien sencilla: es el populacho el que decide lo correcto y lo incorrecto, lo que debe de ser aceptado de lo que no lo debe ser. Empero, ┐puede haber alguien que decida lo mejor o lo peor para el pueblo? No, nadie puede saber lo correcto para mi persona sino solamente yo mismo, y desde esta mismidad yo puedo crear mi futuro y mis visiones. El peor error no es gobernar, sino sentirse gobernado. Y de este sentirse-gobernado surge la angustia como forma de expresividad del alma. Huelga decir que todo fascismo que se derive como sustitutivo de una "democracia", no es sino la perfecta forma de una primitividad humana. Lo "primitivo" no es vivir en la selva, sino vivir en una silla y decidir lo que debe ser correcto para las personas.

He de mencionar, que el soft-core tiene totalmente controlados los movimientos del "enemigo". El soft-core ha prometido a su identidad, exterminar-anestesiar todo aquello que proviene de una mente superior o, distinta a los valores del vulgo.

 

 

III. Allegro scherzando.

Aunque reventasen, no por ello van dejar de hacer las mismas cosas.

Marcus Aurelius

El siguiente paso que suele hacer el creador que ha sido vapuleado por los educadores, es adherirse a la faceta radical, heterodoxa o hard-core del pensamiento imperante. Considerado esto en muchos casos como un truco sucio del soft-core, el creador puede creerse el teatrillo de que, siguiendo una heterodoxia determinada lo ha despistado. Gran parte del pensamiento hard-core ha sido inventado por el soft-core, precisamente con el angelus de mantener al rebelde de alguna forma controlado. No hay una independencia en absoluto en dicha relatio sui generis. Al contrario, la anestesia del soft-core ha surtido su efecto: su implante ha triunfado. El hard-core posee, y a ello me estoy refiriendo, una variante que disfrazada de radical o heterodoxa, no es sino un real ramalazo de snobismo y petimetres. Esta pandilla dominante de pedantes con aires radicales, es el vivo retrato y la conclusividad, de que la anestesia educativa ha sido exitosa.

Tras hacer todo lo contrario a lo que piensan, no logran ver claro la estructura de sus pensamientos. Incluso ellos mismos piensan que siendo snobs, que siendo "radicales" y "progres", le hacen un favor a la sociedad. Todo esto es puro disfraz. Han sentido odio y, han odiado. Se han visto rechazados y, ellos a su vez rechazan y siguen rechazando. Han sido "educados" y, ellos ahora mismo siguen "educando". Fueron castigados pero, ellos al instante han digerido el deseo de querer castigar igualmente. Han sido cazados y, son cazadores al mismo tiempo. En una palabra, han criticado y rechazado a sus "padres", pero ahora hacen

exactamente lo mismo que ellos hicieron pero con sus propios hijos. La diferencia es, que ahora se han vestido de limpio, huelen mejor y dan una imagen que todos desean. No hay diferencia en tales actos entre el soft-core y el hard-core. Ellos han tomado prestada la palabra, pero el dictum rationale lo han olvidado, o mejor dicho no han querido ni tan siquiera el considerarlo.

La gente ha olvidado que la diferencia entre odiar y amar es la misma: el impulso. Se puede odiar con la misma intensidad con que se ama. Se puede amar con la misma intensidad con que se odia. Pero en ambos casos, los valores educativos nos han inculcado el sentido del "deber" como dolencia reinante. La angustia es evidente, es casi imposible el superarla. Uno tiene que sentir esa angustia en sus mismas carnes para saber que nos estamos equivocando, y que no solamente nos equivocamos, sino que estamos orgullosos de alimentar nuestras equivocaciones. El mayor error educativo, como frustrante intento de imponer las reglas, es el desasosiego que actualmente poseen las Letras. La gente que ha sido mortalmente aburrida, siente la desidia de huir de tales valores, de volverse "radical", de erigirse en pie de guerra contra

el todo y sus partes. Pero luego, y ecce error, son presas de su misma soberbia. El mayor best-seller no va a ser nunca "El Ser y el Tiempo" de Heidegger, sino un libro que me hable claramente el modo de disfrutar mi-la-vida. El error estriba en que, el saber ha sufrido tal embate de Oriente en la forma de una cultura new age que pretende ser hard-core y que, en realidad, suele estar a la misma altura que el soft-core.

La salida nos la da el amor. Para nada tan excelso ha sido creado el hombre, sino para el acto de amar. Pero la tristeza del asunto es, que los valores educacionales han querido tergiversar el real significado de lo que significa -amar. Los educadores han reprimido todo el verdadero del amor. De nuevo, los exterminadores han sentido la tentativa fascista de dirigir la mirada hacia el acatamiento de mandatos. Se ha dado al amor el sentido de ser sumiso, de tener-que-soportar lo insoportable, por el simple respeto-al-amor y a-la-persona-amada. Esto no es amor en absoluto, esto es perfidia. La deslealtad superior que todo hombre o mujer puede cometer no es contra la persona que se erige frente a uno, sino contra la mismidad. La deslealtad se comete contra uno mismo, y tal como dijere Kant, el peor desleal es aquel que lo es consigo mismo. Se puede maquinar un truco contra la persona que tenemos en frente, pero nosotros

sabemos la verdad desde ese mismo instante. No hay superior juez que nosotros-para-nosotros mismos. Y es, voila, el amor la raison que nos da el coraje para vivir y seguir viviendo.

┐Sin amor y sin amar, es posible encontrarle sentido a la vida? Pero el quid ignotum es, preguntarse uno mismo desde la interioridad, si somos dignos de ser-amados. Solamente desde esta pregunta la existencia de todo hombre y mujer puede ser tratada. Porque el motor de todas nuestras expectativas lleva la misma energicidad: el odio y el ego-Ismo. Queremos ser dignos de todo, pero sin pagar nada a cambio. Participar en todo, pero sin dejar al otro poder participar conmigo igualmente. Amar ha sido objeto de "substituir", es decir, no queremos amar, queremos comprar y vender el amor. Queremos cambiar algo nuestro por algo del otro, pero sin cambiarnos a nosotros mismos. Esto es puro-y-duro soft-core. La realidad es que para amar uno tiene que aprender duramente, y con mucha miseria y dolor, a saber tolerar. Pues solamente mediante la tolerancia el hombre y la mujer como entes espirituales que son, pueden abrirse camino por la totalidad infinita de la existencia. El amor en la forma de tolerancia lo puede todo. El amor engullido en la tolerancia, lo cura todo. Ahora el alma deja de estar envenenada por aquello que se odiaba, por aquello que tanto nos hizo sentir dolor; pues en realidad, odiamos aquello que nos produce dolor y, amamos aquello que nos produce placer. La superioridad es aceptar nuestro destino, nuestro amor fati, estar por encima de las normas establecidas, por encima del populacho. Pues como dijo Nietzsche: Todo lo que se hace por amor, puede estar por encima del Bien y del Mal.

Volver | Inicio