De la delicadeza en el gusto y la templanza en la pasión (1741)
 
 

David Hume

 
 
 

David Hume
Nota del editor: "De la delicadeza en el gusto y la templanza en la pasión" apareció en 1741 en el primer volumen de los "Essays Moral and Polítical". El texto que aparece aquí es el que se publicó en la edición de 1777 de "Essays and Treatise on several Subjects". La traducción de Paloma García Abad ha sido realizada a partir de la edición de James Fieser, The Writings of David Hume, (Internet Release, 1995) (jfieser@utm.edu).  
 
 
Volver
 
 

De la Delicadeza en el Gusto y la Templanza en la Pasión
 
 

Algunas personas, especialmente delicadas, son extremadamente sensibles a los avatares de la vida, siendo así, que cualquier acontecimiento que les depare el destino les puede proporcionar un gran gozo, o bien pueden experimentar un profundo dolor ante cualquier tipo de sinsabor o adversidad. Las atenciones y los favores despiertan su amistad, mientras que la menor de las injurias provoca en ellos un gran resentimiento. Cualquier tipo de honor o distinción les eleva sobre manera; pero sucumben fácilmente ante la mínima señal de desprecio. La gente que tiene este carácter, sin lugar a dudas, disfruta de muchas más alegrías, pero también es verdad que sufren tremendamente, mucho más que aquellas otras personas que tienen un carácter más frio y atemperado. No obstante, en mi opinión, si uno pudiera elegir su propio temperamento, es preferible pertenecer al segundo tipo. La fortuna o la desventura no están en nuestras manos, de tal forma que cuando una persona pertenece al primer tipo descrito, su tristeza o su resentimiento se apoderan de él en un grado tal que no le permiten gozar de los pequeños placeres de la vida, que constituyen gran parte de la felicidad. Los grandes placeres son mucho más escasos que los grandes sufrimientos, de tal forma, que un temperamento sensible tendrá que enfrentarse a un número inferior de adversidades si pertenece al segundo grupo que al primero. Sin olvidar, además, que los hombres tan pasionales tienden a ser arrastrados más allá de los límites que marca la prudencia y la discreción, y dan pasos en falso en la vida que, con frecuencia, son irreversibles.

Entre algunos hombres se observa fácilmente una delicadeza en el gusto que se asemeja en gran medida a la templanza en la pasión, y que les hace sensibles tanto a la belleza como a la deformidad, en cualquiera de sus formas, la prosperidad y la adversidad, los deberes y las injurias. Cuando un hombre que posee este don lee un poema o admira un cuadro, la delicadeza de sus sentimientos hace que todo su ser se conmueva. La apreciación de unas pinceladas maestras le producen tanto entusiasmo y satisfacción como pesar y desasosiego la negligencia o el absurdo. Una conversación elevada y juiciosa le da una gran satisfacción; por el contrario, la tosquedad o la impertinencia son un verdadero suplicio para él. En pocas palabras, la delicadeza en el gusto tiene el mismo efecto que la templanza en la pasión. Agrandan el ámbito tanto de nuestras miserias como de nuestra felicidad, y nos convierte en seres especialmente sensibles tanto a los sufrimientos como a los placeres, que escapan al resto de la humanidad.

  No obstante, creo que todo el mundo estará de acuerdo conmigo en que, a pesar de esta semejanza, la delicadeza en el gusto es algo deseable y digno de cultivar, mientras que la templanza en la pasión es condenable y tiende a evitarse. Los goces o las adversidades que nos depara el destino escapan a nuestra previsión en gran medida; pero sí somos dueños a la hora de elegir los libros que leemos, las diversiones en las que tomamos parte, o a las compañías de las que nos rodeamos. Los filósofos se han empeñado en hacer de la felicidad algo completamente independiente de cualquier elemento exterior. Ese grado de perfección es imposible de alcanzar. Pero todo hombre sabio se esforzará en situar la felicidad en la consecución de aquello que dependa principalmente de él mismo, y no hay otra forma de alcanzarla que cultivando la delicadeza en el sentimiento. Cuando un hombre posee este talento, la satisfacción de sus gustos le hace mucho más feliz que la satisfacción de sus apetitos, y le produce mayor placer la lectura de un poema o un razonamiento que el lujo más caro que se pueda permitir.

Cualquiera que sea la conexión que pueda existir originariamente entre la delicadeza en el gusto y la templanza en la pasión, estoy convencido de que no hay nada que nos alivie más de los azotes de la pasión que el cultivo de gustos elevados y refinados, que nos permiten juzgar los caracteres de los hombres, las composiciones de los genios y las producciones de las artes más nobles. El mayor o menor entusiasmo por bellezas tan obvias, que golpean a los sentidos, depende enteramente de la mayor o menor sensibilidad de nuestro temperamento. Pero, por lo que respecta a las ciencias y a las artes, un gusto delicado es, en gran medida, lo mismo que un sentido agudo, o por lo menos depende en gran parte de ello, de tal forma que son inseparables. Para juzgar adecuadamente la obra de un genio, hay que tener en cuenta tantos elementos, comparar tantas circunstancias y requiere además un conocimiento tal de la naturaleza humana que ningún hombre, que no posea un juicio sólido, puede hacer una crítica aceptable de su obra. Y esta es una nueva razón por la que se deberían cultivar las artes. Nuestro juicio se verá fortalecido con este ejercicio. Elaboraremos nociones más adecuadas de la vida. Muchas cosas, que agradan o afligen a otros, nos parecerán demasiado frívolas para detener nuestra atención en ellas. Y terminaremos perdiendo poco a poco ese exceso de sensibilidad en la pasión que tan incómodo resulta.

  Pero tal vez haya ido demasiado lejos al afirmar que un gusto cultivado en las artes nobles termina con las pasiones y nos hace indiferentes a aquellos objetos de los que gusta el resto de la humanidad. Tal vez sea más acertado afirmar que dicho cultivo de las artes perfecciona nuestra sensibilidad en el sentido de que nos permite apreciar la ternura y la belleza mientras que imposibilita a nuestra mente detenerse en emociones más toscas y turbulentas.

 Ingenuas didicisse fideliter artes,

Emmollit mores, nec sinit isse feros.

Existen dos razones claras que corroboran esta afirmación. En primer lugar, nada resulta tan enriquecedor para el espíritu como el estudio de la belleza bien sea la poesía, la elocuencia, la música o la pintura. Estas artes elevan nuestro espíritu a un nivel desconocido para el resto de la humanidad. Las emociones que despiertan son dulces y tiernas. Apartan la mente de la turbulencia de los negocios y los intereses; fomentan la reflexión; predisponen a la tranquilidad; y provocan una agradable melancolía que es, de todas los estados de la mente, el más adecuado para la amistad y el amor.

  En segundo lugar, la delicadeza en el gusto favorece la amistad y el amor al limitar nuestra elección a un menor número de personas y al hacernos indiferentes a la compañía y las conversaciones de gran parte de los hombres. Rara vez se encontrará a hombres llanos, por muy agudos que sean sus sentidos, capaces de distinguir los caracteres, o de establecer diferencias sutiles que hacen que un hombre sea más preferible que otro. Al hombre llano cualquiera le satisface y le entretiene. Le hablan de sus placeres o de sus asuntos con la misma franqueza con la que se lo dirían a cualquier otro y al haber muchos capaces de ocupar su lugar, nunca siente vacío en su ausencia. Para citar a un autor francés (1) muy renombrado, el juicio debe ser comparado con un reloj en el que cualquier tipo de maquinaria normal y corriente basta para decirnos la hora, pero sólo las más elaboradas pueden marcan los minutos y los segundos, y distinguir las mínimas variaciones en el tiempo. El hombre que haya asimilado perfectamente el conocimiento que aportan los libros y los hombres disfruta sólo de la compañía de un pequeño grupo distinguido. Se siente tan diferente, ya que gran parte de la humanidad carece de los saberes que él ha cultivado. Y, no es de extrañar, que en un círculo tan estrecho, tienda a ampliar más sus inclinaciones, que si éstas fueran de carácter más general o más mediocres. La alegría y el jolgorio que aporta la compañía de una botella se convierten en una sólida amistad. Y el ardor de un apetito juvenil se transforma en una pasión refinada.

 
 
          1. Mons, FONTENELLE, Pluralite des Mondes. Soir. 6.
 Traducción: Paloma García Abad
 
 
 
| Volver| Inicio|