Conversaciones

Ana Isabel Rodríguez Abad - Carlos Muñoz Gutiérrez

Pintura - Fotografía

 

 

żEn qué medida se puede compartir una experiencia? żEn qué medida si, además, ésta no puede expresarse, mediante conceptos, a través de un lenguaje convencional socialmente establecido?

Ese complejo de imágenes por el que percibimos un mundo permanecerá siempre oculto, en silencio, incomunicable, seguro de que nadie puede venir a inmiscuirse. Su poder radica en ser el inevitable origen de toda edificación, de toda comprensión posible, de toda creación. El mundo, nuestros modos de tenerlo, nuestros modos de vivirlo o de compartirlo, arrancan de esa privada, silenciosa y constante elaboración de imágenes que nos abre al mundo y que nos encierra, a la vez, en él.

El Arte -imaginamos- debe ser ese esfuerzo por compartir un mundo particular, por mostrar las emociones y los sentimientos que nos suscita, por comprobar en qué medida el mundo elaborado es parecido al de los demás.

Este proyecto es el experimento de comprobar que nuestras experiencias más arriesgadas, que nuestras vivencias más visuales pueden compartirse, pueden enseñarse, pueden ponerse en conversación. Porque al hacerlo habremos vivido más, porque también el arte -imaginamos- debe permitirnos vivir más, vivir otras vidas, sentir otras sensaciones, conocer, en fin, en la particularidad, la generalidad que nos inquieta o nos sorprende, que nos intriga y nos convierte en último término en seres humanos.

En las conversaciones fluyen un ir y venir de experiencias y pensamientos, de gestos e intenciones, de expectativas y deseos. La comprensión exige un afinamiento constante del mensaje a transmitir, un acercamiento progresivo al otro, a sus modos particulares de elaboración de las ideas, a sus formas peculiares de expresión, a los gestos en los que se apoya, a ese mundo privado e incorregible que desde la imaginación edifica los paisajes del mundo en donde las conversaciones mismas son posibles.

Cuando existe la sospecha de que nuestros mundos difieren, sólo cabe emprender el esfuerzo por depurar, reelaborar, mimetizar, transfigurar las imágenes con las que nos los representamos. Este es el objetivo de este proyecto de exposición: acercar, mediante la mediación del lenguaje visual que mejor manejamos, los mundos particulares desde donde toda acción y todo conocimiento es posible.

Que más personas puedan compararlos, cotejarlo, limarlos o compartirlos es tener la esperanza de que un punto común desde donde edificar la convivencia existe.

 

Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura del Ayuntamiento de Alcobendas

c/ Mariano Sebastián Izuel, 11. 28100 Alcobendas (Madrid)

Del 17 al 30 de Octubre de 2003

De Lunes a Domingo de 18 a 21 horas

Inicio | Volver