Detalle de una "venatio". Mosaico de la villa romana de "La olmeda" (Palencia).
 

Con casi sesenta años, Marcial escribe este poema íntimo y reflexivo, en el que parece condensar todas sus experiencias y convicciones personales. Para entonces había militado en casi todos los frentes: el de los emigrantes, el de los clientes, el de los poetas, el de los ricos... Y tenía aprendida bien la lección de la vida: la felicidad estriba en la serenidad del espíritu y en la moderación de la riqueza. El epigrama es, por ende, una definición de la vida feliz formulada según los presupuestos neoepicúreos (o neoestoicos), que recomendaban llevar una vida abastecida con moderación, tener un hogar apacible, apartarse de los pleitos y de la política agobiante, mantener amistades con personas similares de carácter, comer frugalmente, gozar con mesura de los placeres y no temer a la muerte.

La estructura del poema es bipartita y se basa en la enumeración de consejos y fundamentos de la dicha. He aquí su esquema:

1. Presentación: ¿en qué consiste la felicidad? (vv. 1-2).

2. Enumeración del consejos (3-13).

i. Un capital heredado (v. 3).
ii. Una parcela fértil (v. 4a).
iii. Un hogar seguro (v. 4b.)
iv. Vida sin pleitos, sin política y tranquila (v. 5).
v. Salud (v.6).
vi. Sencillez y sentido común (7a).
vii. Amistades similares (7b).
viii. Frugalidad en la comida (8).
ix. Moderación en la bebida (9a).
x. Tranquilidad de espíritu (9b.).
xi. Goze saludable del sexo (10).
xii. Sueño apacible (11).
xiii. Aceptarse uno mismo (12).
xiv. No temer a la muerte ni desearla (13).

El último consejo, al referirse al momento culminante de la vida, es en cierto modo también la conclusión y broche del poema.

En cuanto al estilo, conviene tener en cuenta que dos son los estilemas del epigrama: la parataxis, esto es, oraciones yuxtapuestas que resaltan por contraposición la ideas, y la oración nominal, frases sin verbo que suelen ser apropiadas para expresan sentencias indiscutibles.

    1. Para conocer mejor el poema y su Tradición Clásica.