"Cuando te veo"

Juan Manuel Rodríguez Aranda

Cuando te veo, siento miedo,
siento que te pierdo,
pienso que te vas
y que conmigo no volverás jamás.
¿Por qué te fijas tanto en él? (5)
¿Por qué sonríes de esa manera cuando lo ves?
¿Es mejor que yo?¿Tiene algo especial que yo perdí?
¿Lo quieres? ¿Lo amas? ¿Y yo? ¿Qué es de mí?
Cuando hablas conmigo, te enfadas,
si te acaricio te apartas, (10)
si te quiero besar, mis labios nunca te llegan a tocar.
¿Por qué me duele el corazón cuando estoy a tu lado?
Cuando escuchas su nombre, sonríes.
Es como si estuvieras en el limbo;
en cambio oyes el mío (15)
y te duele el escucharlo.
¿Se perdió ya nuestro amor?
Siento odio hacia él,
no puedo verlo ni escuchar su nombre.
¿Por qué siento esto, este dolor? (20)
¿Son celos? ¿Es rabia porque él sí puede y yo no?
Me duele tanto el corazón
que deseo que él nunca hubiera existido
y sólo valiese nuestro amor.

"Siento"

María de la Paz Delgado Iglesias

Siento lo que siento
y no poder decir te quiero.
Siento llevarte siempre en mi pensamiento.
Siento lo que siento
y no poder decir "te amo". (5)
Siento tener tanto miedo,
siento estar asustado.
Siento no decirte que te extraño.
Te extraño demasiado,
porque otro amor está a tu lado. (10)
Siento sufrir esto en silencio.
Eres un ángel caído del cielo,
un dios afortunado,
un amor inalcanzado.
Siento lo que siento (15)
y no poder estar a tu lado.
Amor loco, amor frustado.
Yo sufro por ti y tú por otro.
Por no tenerte entre mis brazos
tengo el corazón roto, encarcelado, amarrado. (20)
Era sólo un amigo,
ahora mi mayor tesoro.
En mis sueños puedo estar contigo,
el mundo en el que los dos estamos unidos.
Pero me despierto, (25)
llega el sufrimiento,
verte de nuevo por las calles con ese palo seco.
Cuando yo con él te veo.
me quemo por dentro.
Siento que me muero, (30)
siento celos de todo esto.
Siento que sin fuerzas me quedo.
No te veo, no te oigo.
Ya no puedo con este sufrimiento
que me corroe por dentro, (35)
porque siento lo que siento
y no poder decir te quiero.
Siento llevarte siempre en mi pensamiento,
porque siento lo que siento
y no poder decir te amo. (40)
Pero todo habrá que sufrirlo,
incluso amar y no ser correspondido,
hasta luchar y sentirte herido.
Esto es el amor, a veces hermoso, otras sin sentido,
unas veces tonto, otras maravilloso. (45)
No te quedes sentado y esperando,
aunque seas traicionado
hay que seguir caminando, luchando
por otro amor que llegara volando,
porque siempre sale el sol de nuevo. (50)
Amor loco, amor sincero, amor vivo, amor muerto.
Siento lo que siento
y no poder decir "te quiero".
Siento llevarte siempre en el pensamiento.
Siento lo que siento (55)
y no poder decir "te amo".
Siento tener tanto miedo,
siento estar asustado.
Siento no decirte que te extraño.
Te extraño demasiado. (60)

"Desamparado"

Miguel Ángel Rico Blanco

No se qué hacer,
ni siquiera qué pensar
sólo sé que por los celos
me entran ganas de llorar.
Si me dejaras demostrarte (5)
a mi lado tu camino...
¿Y si te gustara?,
¿y si fuera tu destino?
Pero es otro el que esta a tu lado
y rompe mi corazón desamparado. (10)
Y me queda arrinconado
en cualquier parte,
imaginando qué sería
el poder amarte.

"Fría"

Isabel de los Ángeles González Garrido

Has tenido frente a ti
mi otra mitad de ser.
Dichosa eres para mí,
porque, aun viéndome fría
como el hielo, (5)
te lo juro
que estaba quemándome
por dentro.
Aunque sólo has sido
un tormento, (10)
ahora eres también mi sosiego,
porque ya no veo ni oigo ni siento.
Invisible soy para los dos
o ¿acaso un espectro?
Que creo que me he muerto (15)
y si no es así,
así yo lo siento.

"A mis amigas recuerdo"

Johanna Tabares Ortiz

A mis amigas recuerdo dije un día
que a mí no me pasaría.
- Eso es una tontería,
imposible denominar patología.
Sin avisar llegó ese día (5)
en que yo feliz estaba
y viendo cuando él pasaba,
como un fuerte rayo de sol,
sentí que mi alma quemaba.
- ¿Quién es esa, me preguntaba, (10)
que el aire su pelo alborotaba,
que una sonrisa lucía,
cuando él su cara acariciaba?
Y blanca, tal cual una fachada,
yo allí me encontraba, (15)
sintiendo que me moría
si con él yo no estaba.
Yo sólo veo por sus ojos,
será que con los míos no puedo,
pues el amor dicen es ciego. (20)
Y mi vista es un despojo,
ya que, si no es a través de los suyos,
yo nada en cuenta tengo.
Con el carmín de sus labios
ella marca la copa de la cual está tomando. (25)
Mi mirada me delata,
pues me imagino que como en la copa
sus labios se están rozando
con un beso en la boca.
Me siento frágil como el cristal de bohemia, (30)
si no bebo es porque soy abstemia,
pues solo eso me haría olvidar
el mal trago que me están haciendo pasar.
Ellos son los celos
que me hacen sentir que sin él yo muero. (35)
Pero no todo es dolor y soledad,
pues el creer que a él por mí le pasará,
me hace reflexionar y pensar,
que ya llegará un justiciero
que, recorriendo el mundo entero, (40)
no dará membrillo sino "pero..."
aunque su postre él también tendrá.

"Oda a los celos"

Isabel López González

El otro día paseando
te vi con otra mujer.
Vi cómo tus ojos brillaban
cada vez que la mirabas.
No sé por qué en ese momento (5)
mi corazón empezó a palpitar
cien veces más rápido de lo normal.
La sangre me hervía por dentro
y mi cuerpo empezó a temblar,
por la rabia, al verte con otra. (10)
Algo que -te juro- no lo puedo soportar.
No podía moverme,
me quedé inmovilizada,
y noté como mis lágrimas,
se deslizaban por mi cara. (15)
Lo único que pude pensar viendo esa escena,
es que esa mujer fuera yo.
Pero solo es un sueño
muy difícil de cumplir, imposible.
En fin, no tendré más remedio que aguantarlo (20)
y tirar para adelante,
aunque dolorida esté por dentro.

"Signa amoris"

José Antonio Gragera Gragera

Ella que de mi ser dueña era,
por mi vida ha pasado, tan efímera,
y en mi corazón se ha quedado
como un puñal en mí clavado.
Sus labios, su pelo, su mirada, (5)
con todo ello me dominaba.
Con su sola presencia fausto me sentía,
tanto que por ella mi vida entregaría.
Cuando con ella a solas estaba,
mi corazón y mi lengua se paraban. (10)
Ya me despedía con aflicción en el corazón,
porque sentía que no la vería más, y con razón.
Ahora que con otro la veo
mi lengua siente un gran titubeo,
me duele tanto verla con ese pordiosero (15)
que en mí aparecen pensamientos de rastrero.
No quiero volver a verla, ni tocarla
porque me sumergería en la nada,
de donde no querría salir en la vida,
porque mi corazón se destruiría. (20)

"Me muero de celos"

Elio Julio López Dávila

Me muero de amor,
me quemo por dentro,
susurro mil veces
que te quiero en mi cuerpo.

¿Qué haces con él?, (5)
me he preguntado todo el tiempo.
Si yo la amo como nadie,
estoy lleno de sentimientos.

Celos me corren por las venas,
impotencia maldita (10)
de que todo el amor me dé pena
y a la vez me la quita.

Dame una oportunidad,
no me dejes hecho trizas,
dame la felicidad, (15)
no hagas de mi cuerpo cenizas.

"Igual sueño"

Alberto Pozo Pérez

Me parece igual a todas las noches
esta noche en que oigo la letanía tan lejos.
Y sólo el susurro de tus labios
me daría el deseo de tus besos.
Y tú, amada mía, amiga de mis pensamientos, (5)
con ver tus ojos puestos sólo en otro
haces que mi corazón salte en mi pecho.
¿Fue una de tus miradas,
acaso el frenesí de tus besos
o la lujuria de mis pensamientos? (10)
Y fue un instante sin fin,
sin tiempo para soñar...
Y entonces despertamos
y seguimos sin nuestros sueños amándonos.