Detalle de una cerámica griega (ca. 490 a. C.). Músico con aulós en un banquete.
 

Este es el primer fragmento de la obra conservada de Mimnermo. Es una elegía y exhorta al disfrute del momento presente.

τίς δὲ βίος, τί δὲ τερπνὸν ἄτερ χρυσῆς Ἀφροδίτης;
τεθναίην, ὅτε μοι μηκέτι ταῦτα μέλοι,
κρυπταδίη φιλότης καὶ μείλιχα δῶρα καὶ εὐνή·
οἷ’ ἥβης ἄνθεα γίγνεται ἁρπαλέα
ἀνδράσιν ἠδὲ γυναιξίν· ἐπεὶ δ’ ὀδυνηρὸν ἐπέλθῃ 5
γῆρας, ὅ τ’ αἰσχρὸν ὁμῶς καὶ καλὸν ἄνδρα τιθεῖ,
αἰεί μιν φρένας ἀμφὶ κακαὶ τείρουσι μέριμναι,
οὐδ’ αὐγὰς προσορῶν τέρπεται ἠελίου,
ἀλλ’ ἐχθρὸς μὲν παισίν, ἀτίμαστος δὲ γυναιξίν·
οὕτως ἀργαλέον γῆρας ἔθηκε θεός. 10

Metro:

Dísticos elegíacos
ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ ˉ
ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ ˉ ˘˘ ˉ ˘˘ ˉ

Fuente:

Ernst Diehl (1949): Anthologia lyrica graeca, volumen 2, Leipzig: Teubner.

Traducción:

¿Qué vida, qué placer hay sin dorada Afrodita?
Ojalá muera, cuando nada de esto me importe:
amor secreto, dulces obsequios, cama
donde flores de juventud se hacen deseables
para hombres y mujeres. Cuando sobreviene dolorosa 5
vejez, que al deforme y al hermoso varón iguala,
siempre sus entrañas consumen malas congojas,
y no goza ya viendo los rayos del sol,
sino que se vuelve odioso a los muchachos, despreciable a las mujeres.
Tan penosa la vejez dispuso un dios. 10