Competencias

Es, sin duda, la Competencia en comunicación lingüística la más desarrollada con la imitación literaria. Con todo, creemos que los ejercicios propuestos y, en general, la imitación favorecen también otras habilidades, que comentamos sucintamente a continuación.

  1. Competencia en comunicación lingüística.
  2. Un ejercicio de imitación literaria obliga al alumno a utilizar el lenguaje de forma artística. Esto exige no sólo que conozca bien al modelo, sino también hacer uso correcto de la ortografía, la morfología y la sintaxis. Además, favorece la correcta expresión y una expresión personal, como estilo propio. Y éste es una manifestación de la personalidad del alumno.

  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  4. Entre los poemas elegidos, el que versa sobre el la Edad de Oro (Virgilio, Georgicas I 125-46) se desarrolla en un marco natural idílico. No en vano, suelen parecer en las recreaciones de la aurea aetas abundantes loci amoeni o "lugares amenos", describiendo una naturaleza exuberante y apacible. Este tópico no sólo muestra cómo la naturaleza ha sido y es fuente de inspiración artística (ars naturae imitatio), sino también cómo es necesario preservar el entorno vital del ser humano. Al fin y al cabo, es una ensoñación de la Arcadia o de un paraíso perdido, en el que la naturaleza ocupaba un papel destacado. En este sentido, puede considerarse una reflexión ecologista.

  5. Tratamiento de la información y competencia digital.
  6. El material de trabajo para imitar se ofrecerá en la red, sin que se perjudiquen los medios educativos tradicionales. El alumno podrá informarse más sobre los textos seleccionados mediante enlances y ejercios diseñados con el programa "Hot Potatoes". Además, sus imitaciones pueden presentarse en programas informáticos (Espronceda, Microsoft Word, Power Point o Alcántara) y, si lo estiman conveniente, pueden colgarlos en red asimismo.

  7. Competencia cultural y artística.
  8. Se toma un fragmento literario del pasado, se estudia, se analiza y se comprende. Con ello, el alumno no sólo aprende lengua y literatura griega, latina o castellana, también historia, filosofía o arte, entre otras cosas. Además, al imitar un modelo literario está poniendo en juego sus capacidades creativas, más aún si está amoldando el fragmento al presente.

  9. Competencia social y ciudadana.
  10. La mirada a los textos del pasado muchas veces pone al lector frente a problemas sociales que existen desde antiguo y que aún hoy no tienen solución. Además, un texto versará sobre el tópico del de vita beata que por sus antecedentes filosóficos, a medio camino entre estoicos y epicúreos, plantea la necesidad de la moderación en la vida y entraña valores como la solidaridad y el respeto, fundamentales en las democracias occidentales. Además, las actividades pueden proponerse en equipo -por ejemplo, con recreaciones audiovisuales-, de suerte que los alumnos pueden desarrollar habilidades sociales.

  11. Competencia para aprender a aprender.
  12. La imitación de un texto es un procedimiento que fomenta el autodidactismo del alumno, porque en el proceso creativo tiene normalmente que ofrecer algo personal y nuevo de un texto aprendido. Debe, a la postre, sacar provecho de manera original a algo y, en consecuencia, precisa aprender de la experiencia. Además, tiene que vérselas con las destrezas de la creación: información, esfuerzo, ingenio, originalidad, retoques, pruebas....

  13. Autonomía e iniciativa personal.
  14. La experiencia creativa es fundamentalmente individual. Precisa sacar de uno lo mejor y más fecundo de su talento propio. Es preciso valerse de uno mismo con los recursos disponibles, personales y externos. En cierto modo la creación es un acto de autarquía, de gobernarse para llegar con éxito a una meta. Y, por supesto, esto es imposible sin iniciativa.