Alabanza de juventud

"Carpe diem" de Mariano Martín y Cia. (alumnos del Proyecto Musa Renascens).

En el fragmento 1 que hemos estudiado, Mimnermo elogiaba la juventud porque el amor está omnipresente en ella y llena de sentido la vida. Despreciaba, luego, la vejez en contraste, dado que en esta etapa ya no se siente el amor apasionado. Así, pues, el poeta griego llamaba al disfrute del amor juvenil antes de que el tiempo arrebatara este don y la triste ancianidad llegara.

Mariano Martín Lavado, técnico en audiovisuales y alumno de 1º de Bachillerato, asocia el texto de Mimnermo con otro tópico similar y análogo: el carpe diem de Horacio. Esta expresión, muy famosa, se traduce popularmente como "aprovecha el presente". Su interpretación, cual solían hacerlo los humanistas renacentistas, es moral, de ahí que al final del corto añada a la traducción: "aprovecha el momento, no lo malgastes".

Con pericia y gran talento, Mariano narra en pocos minutos el sentimiento universal del paso del tiempo. Y para ello contó con la colaboración de todo el equipo del proyecto. Los dos ancianos son interpretados por Miguel Ángel Rico y José Antonio Gragera. El matrimonio que pasa ante ellos lo encarnan Ataúlfo Salguero -Ufi para los amigos- y Johanna Tabares. Como hijo del matrimonio actúa José Flecha. La pareja de jóvenes que sobre el césped están como extraviados y a quienes se dirije la moraleja "no lo malgastes" son Paloma Fernández y José María Toro. Como jugadores de fútbol aparecen Roberto Cacho, Antonio Amador, Juan Manuel Rodríguez y Ángel Vélez. Por último, el maquillaje y la caracterización fueron realizadas por Isabel de los Ángeles González Garrido, cuya experiencia en estas lides gracias a los carnavales fue de gran ayuda.

El vídeo fue rodado en un parque cercano al instituto, allá por mayo. A esas horas de la tarde, numerosas familias con sus hijos pequeños disfrutaban de una tarde apacible. Los niños jugaban sobre el césped al fútbol y en los columpios otros tantos sonreían. En medio de ese ambiente, sonoro y alegre, se comenzó a rodar, sin que los vecinos se fueran al vernos grabar quién sabe qué.