By Riyaz Ahamed at ml.wikipedia [GFDL (www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-2.5-2.0-1.0 (www.creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5-2.0-1.0)], via Wikimedia Commons

 

"Érase una vez"

José María Toro Almirante

Érase una vez un mundo al revés,
donde todo lo que se cuenta
tiene un porqué.

Los niños son mayores,
los viejos, jóvenes. (5)
Los hombres van descalzos
y los perros con zapatos.

Las plantas son de carne
y las personas, vegetales,
el dinero lo más importante (10)
la salud es insignificante.
No te lo crees,
mira hacia atrás o hacia adelante.

Saludos bondadosos
para el intrépido arrogante, (15)
que no comparte nada
de lo que tiene a su alcance.

Te crees el mejor,
estúpido guisante,
que con tu ignorancia (20)
te crees que puedes ser el más grande.

El mejor de los placeres,
el haberte conocido,
que con esta inmensa amargura
ya me despido. (25)

"Desperté"

Miguel Ángel Rico Blanco

Todo comenzó cuando desperté
y salí a la calle a ver.
Alcé el cuello y miré
y contemplé el mundo al revés:
el cielo era amarillo, (5)
el sol, morado.
Hablaban los pajarillos,
que en el sofá estaban tumbados.
Las paredes eran de galleta
y los dulces, de ladrillo. (10)
La sal era dulce
y amargo, el membrillo.
La policía no era nadie,
ahora mandan los bandidos.
Los que menos dinero tienen (15)
son los que antes eran ricos.

"De repente"

Ángel Vélez Cienfuego

Un eclipse, de repente todo el mundo cambió.
Un eclipse, todo a oscuras, todo desapareció.
A tientas caminando, todo negro, no veo nada.
A tientas por el mundo, dando tumbos y patadas.
Una luz empieza a arder, todo está patas arriba. (5)
Tengo los bolsillos llenos y yo no soy el rey Midas.
Los ríos son de fanta, las paredes de chocolate,
el suelo es regaliz, de azúcar, los escaparates.

"Calizo"

José Antonio Gragera Gragera

Hoy que la tierra está subiendo al cielo
y las nubes pisamos como suelo,
todas las personas desnudas andan,
pero nadie en el mundo las demanda.
Comiendo papel me encuentro (5)
y escribiendo con incienso este cuento
en mi libreta de hierro macizo,
mientras escucho hablar a mi perro Calizo.
Todo al revés contado está,
pues solo letras son y en nada afectará. (10)

"¿Qué será?"

Isabel López González

¿Que será, será
aquello que puso el mundo del revés?

De día se dormía,
de noche se hacía vida.
Los perros hablaban, (5)
las personas ladraban,
llovía hacia arriba,
el dinero no existía,
los pingüinos vivían en el Sáhara,
los camellos en la Antártida, (10)
el invierno era caluroso y seco,
el verano frío y lluvioso,
en primavera las hojas de los árboles caían,
en otoño las flores de las plantas salían.

¿Qué será, será (15)
aquello que cambió el mundo
y nunca volvió a ser normal?

"¿Pero esto qué es?"

Juan Manuel Rodríguez Aranda

¿Pero esto qué es?
El mundo al revés.
Los gatos por el aire volando,
las golondrinas por el mar,
los caballos en la Antártida (5)
y los delfines locos por andar.
Un helado caliente,
unas lentejas congeladas
un bacalao dulce,
unas natillas saladas. (10)
Uno se muere desnudo
pero nace vestido.
Cuando en invierno hace calor,
en verano, frío.
Unos dados redondos, (15)
un folio circular,
un balón cuadrado
y un televisor triangular.
Bomberos que encienden fuegos,
policías detenidos por ladrones, (20)
hospitales que proporcionan enfermedades
y alumnos que enseñan a profesores.

"Paraíso extraño"

Rosario Mariñas Flores

Estaba dormida, soñando,
y de repente desperté.
Sin haberme dado cuenta,
estaba en un mundo al revés.
Sólo los animales saben leer y escribir (5)
y nosotros los humanos
no hacemos más que reír.
La crisis es muy graciosa.
A mi padre le entra la risa
cuando en la caja de Mercadona (10)
no le aceptan la visa.
Los coches van volando
y los pájaros con ruedas
y sólo tienen carné
los que en la vida real no aprueban.(15)
El cielo es blanco y las nubes azules.
A los bares no va nadie
y a la ópera multitudes.
Los profesores son torpes,
no se enteran de nada. (20)
Se lo explican los alumnos
que sabiduría les sobra.
No sé de qué manera pudo suceder,
no era un lugar cualquiera.
Era un bello amanecer (25)
en un paraíso extraño,
donde las personas jamás sufrían,
ni se hacían daño.
Sólo había lo necesario para vivir.
No había cojos, pobres ni ricos. (30)
Ni nadie que fuera infeliz.
Los parajitos cantaban un dulce
y hermoso cantar.
Y así despertaban
llenos de felicidad. (35)
¡Qué bello paraíso, llenito de flores!
¡Qué bello paraíso de tan diversos colores!

"Revuelta"

Ataúlfo Salguero Díaz

La hora del bocadillo se volvió merienda,
en vez de fruta, lentejas.
El jefe de obra con la grúa
y el gruista mandando a los yesistas.
Se fue la luz, los electricistas no aparecían. (5)
¡Qué raro era esto que mi primo Nestor menguaría
y un tapón parecería!
Los peces del río en la fuente de la calle Pío,
los pájaros bucean y las serpientes gatean.
Se había parado todo, (10)
no hay gasoil ni gasolina.
Los coches a pedales y las bicis ni siquiera existían.
El campo de césped de ovejas se llenó
y allí un cura apareció con cara de pastor.
Los balones cuadrados, Mourinho del Barcelona, (15)
los entrenadores se vuelven jugadores
y los jugadores espectadores.
La muerte es la vida y el amor la suerte.

"La noche brilla"

Johanna Tabares Ortiz

Son las doce de la noche y el sol brilla,
a esta hora me levanto del telesilla.
Desayuno agua con dos morcillas,
y estoy sentada en una sombrilla.
Suena un toc toc, es mi móvil, (5)
lo cojo del techo con la rodilla,
¿quién será?, contesto: - Adiós.
Y suena una vocecilla
que me dice nerviosilla:
- Vámonos pa’ Sevilla, quilla. (10)
Es mi amiga la ardilla,
la que mucho se maquilla,
que quiere bañarse ya,
en el mar de mantequilla.
Acabamos de llegar, (15)
¡qué bien se está en la acera!
Nos tomamos una Necuco,
¡Hay que verse si está buena!
Este sitio me encanta,
donde pescan las mantas, (20)
los pescadores cogen flores
y las regalan a las infantas.
¡Qué alegría, qué alboroto,
yo en la arena floto!
Salta, baila, canta la abuela, (25)
en el patio de la escuela,
y en la disco ya están listos,
para su examen comenzar,
pues nadie debe aprobar,
si en el verano quieren sobar. (30)
En la plaza todos estamos,
ya sale Paco “el Castellano”.
El toro, de que lo ve,
para atrás se va otra vez.
En esto que Paco le suelta: (35)
¿para que tanta cornamenta,
si me vienes a torear
y del miedo corriendo te vas?.
Sale el toro avergonzado,
los colores le han sacado, (40)
a los presentes allí cuenta,
que él no puede torear,
pues gran temor él tiene,
que lo suyo es boxear,
y comer muchos papeles. (45)
Todo el mundo emocionado
agita sus servilletas
y en vez de pedir que le den el rabo,
claman que Paco se quite la chaqueta;
el toro está tan motivado, (50)
que se pone a hacer piruetas.
Y como pueden comprobar,
este es el mundo al revés,
ella es Jose María,
y él es María José.(55)
En sol creciente,
cocino aceite,
los números son abc.